Comer Fuera de Casa

Comer fuera de casa

Coma un bocadillo nutritivo antes de salir

Salir a comer a un restaurante implica conseguir una mesa, revisar el menú, ordenar y para cuando uno empieza a comer está hambriento. Evite comer el pan o los bocadillos que le ofrezcan comiendo, antes de salir de casa, una fruta, un trozo de queso o nueces y así evitará consumir esas calorías extras.

¡Una ensalada, por favor!

Nada mejor para empezar a comer en un restaurante que una ensalada fresca. El truco: pida que le sirvan el aderezo aparte. Para consumir menos aderezo, sumerja el tenedor en este y luego pinche las verduras para disfrutar el sabor del aliño, pero en mucha menor cantidad. La buena nutrición también sabe bien.

¿Y qué tal el pescado?

Muchos saben que deben consumir más pescado, pero no lo hacen por dos razones: no saben cómo prepararlo o no quieren que la casa huela mal. Salir a comer a un restaurante es un buen pretexto para ordenar pescado. Prefiéralo asado o a la parrilla.

Nuestra alimentación no siempre es la más adecuada ni tampoco contiene los nutrientes que necesitamos a diario.